Martes, 09 Febrero 2021 19:34

¿Quién fue Jack el Destripador? La BBC desvela su identidad en un documental

Valora este artículo
(0 votos)
¿Quién fue Jack el Destripador? ¿Quién fue Jack el Destripador?

Tratar de descubrir quién fue uno de los asesinos en serie más famosos del planeta ha sido la obsesión de muchos investigadores: ahora, la BBC cree tener la respuesta exacta

 

Más de 130 años después de que sucediera uno de los casos que conmocionó al mundo, los expertos siguen devanándose los sesos con la intención de tratar de solucionar el gran misterio: quién era Jack el Destripador. Muchas investigaciones, análisis y teorías han tratado, a lo largo de los años, de resolver este enigma. Ahora, la BBC cree haber hallado el nombre de la persona que se escondía tras la sombra de uno de los grandes asesinos en serie de todos los tiempos.

Durante los últimos meses de 1888, el barrio londinense de Whitechapel vivió una auténtica avalancha de asesinatos. Entre agosto y noviembre, se llegaron a registrar en la zona hasta 11 muertes con parámetros similares, aunque solo cinco de ellas fueron atribuidas a Jack el Destripador, los casos en los que encajaba a la perfección el 'modus operandi' del asesino. ¿Por qué no aplicar ahora la tecnología más novedosa y tratar de encontrar más respuestas?

Muchos expertos están convencidos de que nunca se ha conocido la identidad de Jack el Destripador porque los precarios medios con los que contaban las autoridades hace dos siglos impidieron dar con la persona responsable de tan macabros asesinatos. O, dicho de otra manera, si aplicáramos la tecnología con la que contamos en la actualidad, con casi total seguridad podríamos ser capaces de descubrir al culpable. Así es como BBC se ha puesto manos a la obra.

A través de un documental llamado 'Jack el Destripador, caso abierto', la cadena británica ha tratado de analizar pormenorizadamente todos los rastros y pistas sobre uno de los asesinos en serie más conocidos del mundo. Una vez recopilados todos los datos y la información al respecto, fueron introducidos en un sistema informático de última generación con el que crear patrones delictivos y tratar de entender conductas que encajaran con un perfil determinado.

El primer resultado que obtuvieron fue realmente sorprendente. Históricamente, son cinco los asesinatos canónicos que se le atribuyen a Jack el Destripador, pero este sistema habría descubierto a una nueva víctima que, en realidad, sería la primera de todas: se trataría de Martha Tabram, quien habría sido asesinada el 6 de agosto de 1888 y cuyas heridas y el comportamiento del asesino encajarían perfectamente con el resto de muertes que se cobró.

A partir de ahí, trazaron una serie de perfiles con las personas señaladas por la policía de Scotland Yard como posibles candidatos a ser Jack el Destripador y los resultados se fueron acotando... hasta obtener un nombre. El análisis del ADN de un chal de una de las víctimas terminó por ser la prueba definitiva que confirmaría quién era el asesino: Aaron Kosminski, un barbero polaco que en el momento de los asesinatos tenía 23 años y que fue internado en un psiquiátrico en 1891.

Un chal 'polémico'

En ese chal manchado de sangre apareció ADN de Kosminski, señalándole como el verdadero Jack el Destripador, una teoría que ya fue puesta sobre la mesa en 2019 por Jari Louhelainen y David Miller, investigadores de las universidades inglesas de John Moores y de Leeds respectivamente, y cuyo estudio fue publicado en el 'Journal of Forensic Sciences'. Kosminski llegó a ser acusado por Scotland Yard, si bien nunca tuvieron una prueba indubitable de su culpabilidad.

Kosminski fue arrestado en 1890 después de que un testigo le reconociera como el acompañante de Catherine Eddowes, quien solo unas horas después apareció asesinada. Dicho testigo aseguró que, sin duda, se trataba de él, pero en un segundo careo se retractó, asegurando que se había equivocado y que no se trataba de él, por lo que las investigaciones se detuvieron en seco. Tras hacerlo, su familia le hizo ingresar en un centro psiquiátrico, donde fallecería en 1919.

Pero ¿por qué hay dudas a respecto? Aunque la prenda encaja cronológicamente por fechas, los críticos de esta teoría aseguran que no existe ninguna prueba que documente que el chal perteneció, en realidad, a una de las víctimas, afirmando que la sangre pudo ser colocada de manera intencionada para señalar al barbero polaco, en una época en la que el antisemitismo iba en aumento. La BBC cree haber encontrado a Jack el Destripador..., pero las dudas siguen sobre la mesa.

Rubén Rodriguez

 

 

 

Visto 24 veces