Jueves, 29 Abril 2021 03:32

La vacuna de Pfizer necesitará una tercera dosis de refuerzo

Valora este artículo
(0 votos)

Las vacunas han llegado para quedarse. El fundador de BionTech y creador de la primera vacuna contra el coronavirus, el alemán de origen turco Ugur Sahin, confirmó ayer en Berlín lo que dos semanas antes había sugerido el CEO de la compañía desde Estados Unidos, Albert Bourla, que será necesaria una tercera dosis entre seis y nueve meses después de las dos primeras y después una de refuerzo cada año o cada dieciocho meses.

 

La buena noticia es que no será necesario desarrollar nuevas vacunas para las variantes del virus más peligrosas que van a apareciendo. Sahin «confía» en la eficadia de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra la variante india, por ejemplo, ya presente en Europa.

Según los resultados preliminares de las pruebas que están llevando a cabo, «la variante india presenta mutaciones que ya hemos estudiado anteriormente y contra las cuales nuestra vacuna actúa», dijo en una videoconferencia con la Sociedad de la Prensa Extranjera de Berlín.

La variante B.1.617, conocida popularmente como la mutación india por haber sido detectada por primera vez en ese país, es una de las más de treinta variantes con las que ha sido probada con éxito la vacuna alemana. «Hemos obtenido una respuesta inmunitaria suficiente”, juzgó Sahin, optimista respecto a la inminente autorización de las autoridades sanitarias chinas para la aplicación de su vacuna en el país asiático y convencido de que la tecnología basada en el ARN mensajero «demostrará su gran potencial contra las mutaciones que vayan surgiendo con las dosis de refuerzo». «La protección se va haciendo menor lentamente con el tiempo. Tenemos datos que indican que a los seis meses de la aplicación de las primeras dos dosis la protección que inicialmente fue del 95% ha descendido al 91%, y a los ocho meses vemos que los anticuerpos merman claramente, por eso vemos que es necesaria una tercera dosis para mantener la protección al 100%», explicó, hablando de un proceso a largo plazo muy parecido al de la gripe estacional.

Sahin hizo hincapié en la necesidad de vacunar a una parte mayoritaria de la población en los próximos dos meses, un objetivo que el gobierno alemán considera alcanzable. Actualmente se están administrando entre 500.000 y 700.000 dosis al día en Alemania. Más de 23% de la población ha recibido la primera dosis y el 7% ha sufrido ya los dos pinchazos. En junio se levantarán las prioridades de vacunación por grupos de edad, por lo que cualquier persona podrá pedir una cita de vacunación independientemente del año de su nacimiento. Médicos de cabecera y pediatras participan ya en la campaña, a medida que el Ministerio de Sanidad les va proporcionando vacunas. Sahin se mostró de acuerdo con la nueva y polémica medida que prepara el gobierno Merkel y que a finales de mayo o principios de junio será sometida a trámite parlamentario, un levantamiento de las restricciones solamente para las personas inmunizadas. Esto permitirá a los vacunados y a quienes hayan ya pasado la enfermedad acceder a servicios, derechos y libertades que sigan vedados para el resto. «Inmunizar a la mayoría de la población es muy importante, justifica esa diferenciación, aunque no debería aplicarse demasiado pronto para que las personas que no hayan podido acceder a la vacuna no se pongan celosas», juzgó el científico.

Con el objetivo de agilizar la campaña cuanto antes, Merkel está comprando ya por su cuenta la vacuna Sputnik V rusa y ha abierto la puerta a la producción conjunta de vacunas con China. Tras el consejo de ministros celebrado ayer, la canciller alemana reconoció que en la próxima bilateral con Li Kequian hablará «abierta y transparentemente» sobre esa posibilidad. «Solo podemos contener esta pandemia juntos», justificó. «China y Alemania pueden jugar un papel muy importante en esto». Tanto Rusia como China, al igual que anteriormente la empresa americana Pfizer, asociada a Biotech, están buscando la gran capacidad de producción de los laboratorios alemanes para dar mayor salida a sus patentes, oportunidad a la que Merkel se ha mostrado abierta desde el principio. La consigna de la canciller alemana es que «toda vacuna que sea aprobada por la Agencia Europea del Medicamente (EMA) será utilizada en Alemania».

Visto 30 veces