Viernes, 03 Octubre 2014 00:19

Borran por racista un mural de Banksy sin saber que era suyo

Valora este artículo
(0 votos)

Mural de Banksy que ha sido borrado

El Ayuntamiento de Clacton-on-Sea lo eliminó con productos químicos, ignorante de que la pintada valía un dineral

 

Banksy es un enigmático grafitero inglés, cuya identidad se desconoce, aunque se cree que se trata de un treintañero de Bristol, alto, delgado y rubio, antiguo aprendiz de carnicero y cuyo nombre real podría ser Robert Banks. Actúa principalmente en el Reino Unido y Nueva York desde comienzos de los años noventa y ha pasado de la marginalidad a los museos más pudientes. Hay murales -lo suyo ya son más que «pintadas»- por los que se han llegado a pagar dos millones de euros.

Banksy continúa sin enseñar la cara. Pero tiene web, oficina de prensa, marchante y celebra muestras antológicas en salas exquisitas. Sigue fiel a su mensaje político de corte izquierdista, o más o menos contestatario, por lo que algunos críticos señalan laincongruencia entre lo que proclama airado en las paredes y lo bien que se ha integrado en las dinámicas más burguesas del negocio delarte. De un modo u otro, de lo que no cabe duda es de que Banksy es una estrella, una mina de oro salida de la marginalidad, por lo que borrar uno de sus murales sería hoy un error garrafal. Y justo eso es lo que acaba de suceder en una pequeña ciudad costera del Sur de Inglaterra.

El Ayuntamiento de Clacton-on-Sea, de 50.000 habitantes, ha destruido un mural de Banksy, que se cree que pintó en la madrugada del lunes en una fachada frente al mar. La razón es que según el consistorio la imagen era «ofensiva y racista». La norma de este Ayuntamiento establece que hay que «borrar en menos de 48 horas toda pintada de este tipo». Y procedieron, eliminando la obra con productos químicos, ignorantes de que era un carísimo Banksy. «Cuando los supimos la verdad es que se escuchó un gran suspiro», reconoce un portavoz municipal. El mural representa a cinco torvas palomas grises, que portan pancartas con las que amenazan a un periquito verde africano: «Los inmigrantes no son bienvenidos», «Vuélvete a África», «Apártate de nuestros gusanos», rezan los carteles de las palomas.

Una denuncia que no fue entendida

Es evidente que la finalidad del artista era satírica, una denuncia.Las palomas representan al creciente sector de la sociedad inglesa donde está anidando la xenofobia y el odio al inmigrante, sobre todo a caballo de los mensajes de Partido para la Independencia del Reino Unido, el populista UKIP, que ganó por sorpresa las pasadas elecciones europeas. Precisamente en Clacton-on-Sea va a haber unas votaciones locales en breve, debido a que un diputado conservador de allí se ha pasado a las filas de UKIP. Banksy, que lee los periódicos y sigue la política, quería denunciar el odio al diferente que está envenenado al Reino Unido, que se hizo grande siendo un lugar de acogida. Pero los funcionarios no se pararon mucho a estudiar bien el mensaje. Vieron la pintada, aplicaron la literalidad del rodillo -nunca mejor dicho- y la eliminaron.

En otros lugares han estado más atentos. Esta semana ha aparecido otro Banksy en Folkstone (Kent), cuya autoría reconoció el artista en su web. Nada más saberlo, el dueño del edificio mancillado ha tapado el dibujo con un plástico y hasta ha contratado a un guardia de seguridad que lo custodia. Puede gustarle o no, pero sabe que en esa mancha hay mucho dinero.

 

ABC

Visto 185 veces