Web Analytics Made Easy - Statcounter
Jueves, 24 Mayo 2012 15:59

La sonrisa de Itzel también fue a la marcha en Guadalajara Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

La Universidad estimó una asistencia de 30 mil personas, un poco más que las 26 mil 500 estimadas por Protección Civil.

Alumnos y personal de la Universidad de Guadalajara, toman el primer cuadro de la Perla Tapatía para clamar justicia y paz

GUADALAJARA, JALISCO (24/MAY/2012).- Una manta enorme y el rostro de quien ríe, sin conocer su final, plasmado en el centro de la lona.

Firmas de apoyo a un lado, con dedicatoria a una lectora que ya no podrá agradecer el gesto, pero que habría sumado su camisa blanca a la causa que ayer reunió a 23 mil almas universitarias en el corazón de Guadalajara, para clamar por la paz en el Estado y en el país.


Itzel Adilene Rodríguez García marchó también ayer. Y con ella marcharon Magaly Jiménez, Francisco Javier García, Gabriel Cervantes, Juan Pablo Valentín Guerrero, Francisco Saucedo, Carlos Jesús Martínez Delgado, Jonathan Daniel Martínez, David Martínez, Abel Enciso, José Luis y Luis Alfonso Guerrero Arévalo, los otros universitarios asesinados en los últimos seis meses.


Como todos esos compañeros de desgracia, Itzel fue llevada ayer en hombros por sus compañeros de salón y cruzó la Avenida Alcalde por dos de sus carriles, incorporándose al contingente. Orgullosa, sonriente y sin pasar inadvertida.
Tres mil 500 universitarios, maestros y personal administrativo, sólo de la Preparatoria 10, le dieron cobijo. La memoria de la joven asesinada a sus 18 años fue recordada y aplaudida por el multitudinario contingente que, en silencio, tomó el primer cuadro de la “golpeada” Perla Tapatía para clamar justicia y paz.


“Un día íbamos a tener examen y ella no era de que faltara... y pues no llegó. Nos enteramos que por su casa habían ‘levantado’ a una muchacha, y ya como a los dos días supimos que sí había sido ella, y que como a la semana la encontraron muerta”, explicó Kathy Rodríguez, una de sus no pocas compañeras.
La recordó como una chica inteligente y “súper positiva” que, en contraste con la suerte que sufrió a finales del mes pasado, no toleraba las injusticias. Itzel, “La Rojita”, se convirtió en una víctima de la ilegalidad y una estadística más en la cifra de delitos sin respuesta. “Era nuestra concejal; siempre nos unía mucho al grupo”, lamentó, a la par que recuerda los cuatro años que la conoció.


Kathy y su grupo de amigos acudieron a la marcha por la paz que ayer organizó la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), pero sus padres decidieron no hacerlo.   ¿Los motivos? Sencillos, en realidad: una aversión a la exposición mediática, y un miedo aun más grande a una eventual “revancha” de los autores del homicidio de su hija.
“Incluso en las manifestaciones internas que hemos tenido en la escuela para poder socializar el tema, y que los alumnos participen en la inconformidad, los padres no quieren ni que se les mencione, por el temor de que los delincuentes que asesinaron a su hija piensen que esto es presión de ellos al interior de la Universidad”, detalla el director del plantel educativo en que Itzel estudiaba, Rubén García Becerra.


Pese a esto, el visto bueno a la solidaridad universitaria es obvio. ¿Quién no desearía tal suma de voluntades ante una desgracia personal? El dolor de la familia de Itzel es grande, pero la necesidad de justicia es aún mayor... y de hacerlo evidente y gritarlo a los cuatro vientos se encargaron ayer los compañeros de Itzel, sus amigos… y los compañeros de Magaly, Francisco Javier, Jonathan Daniel, Gabriel, Juan Pablo, Francisco Saucedo, Carlos Jesús, David, Abel, José Luis y Luis Alfonso.


¿Cuántas personas participaron en la marcha de ayer? No hubo un número solo: los cálculos oficiales arrojaron cifras dispares y la propia UdeG ajustó sus estimaciones durante el día.


De acuerdo con información de la Secretaría de Vialidad y Transporte, el número de manifestantes fue de 35 mil, mientras que la Dirección de Bomberos y Protección Civil de Guadalajara estima 26 mil 500. Por su parte, la UdeG cambió sus números a 30 mil, cuando de primera cuenta el rector Marco Antonio Cortés habló de 40 mil.


Treinta mil personas podrían hacer de esta marcha por la paz y la seguridad la más numerosa que se haya registrado durante el sexenio en Guadalajara. NO HACE FALTA EL EJÉRCITO, DICE EL SECRETARIO DE GOBIERNO
El Gobierno estatal rechaza que haya que cambiar la estrategia


El Gobierno de Jalisco rechaza que su actual estrategia sobre seguridad pública tenga que cambiar, como pidió ayer la Marcha por la paz de la Universidad de Guadalajara. El secretario general de Gobierno, Víctor Manuel González Romero, rechazó además que sea necesaria la presencia del Ejército en las calles, como sugirió el rector de la UdeG el lunes (aunque ayer matizó su declaración).


Ante las exigencias de estudiantes, maestros y personal de la Universidad de Guadalajara (UdeG), para que el Gobierno del Estado implemente mejores acciones en contra de la inseguridad, luego de la ola de violencia en la que han salido perjudicados alumnos de la institución, el secretario aseguró que está abierto a propuestas.
“No tenemos ahorita alguna propuesta que consideremos que pueda funcionar mejor de lo que estamos haciendo, pues estamos abiertos a cualquier propuesta; como ustedes saben, hay muchas cosas que son del orden federal, y muchas que definimos estatalmente, y nos coordinamos las diferentes instancias”.


Reconoció la insatisfacción de la población en torno a los esfuerzos que se hacen en cuestión de protección de la seguridad, los cuales no son suficientes. Sin embargo, dijo, el Ejecutivo no está “cruzado de brazos”, y en la delincuencia se ha notado un ligero descenso en los hechos delictivos de manera general, respecto al año pasado. LOS RESERVA POR

MOTIVOS DE SEGURIDAD


Hay “importantes avances”, según la Procuraduría


La Procuraduría de Justicia del Estado (PGJE) asegura que hay “importantes avances” en las investigaciones en torno a los homicidios denunciados por la UdeG; sin embargo, no puede revelarlos, según el procurador Tomás Coronado Olmos, para no entorpecer su desarrollo.


“Claro que se tienen avances. No hay crimen perfecto: dejan indicios que nos permiten intensificar la investigación y dar con el paradero de los responsables (…) Una vez que ya tengamos a los responsables, yo daré declaración puntual, cómo sucedió (…) y los resultados”.


Explicó que en el caso de los cuatro estudiantes de la Preparatoria 8 y el padre de familia hallados muertos en una fosa, dentro de un edificio de la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), el caso está esclarecido: hubo dos detenidos  y tres menores de acusados, pero además hay 14 órdenes de presentación y de arresto, aún por cumplir.
En el caso de Magaly Jiménez, estudiante en Lagos de Moreno, la PGJE tiene “líneas de investigación sólidas”, aunque no hay ningún arrestado. Lo mismo dijo del caso de Itzel Rodríguez, alumna de la Preparatoria 10: que hay “importantes datos”.


Los casos más recientes fueron cuatro egresados cuyos restos fueron hallados entre los de otras 14 personas en Ixtlahuacán de los Membrillos, en un caso atribuido al crimen organizado. Ya hay detenidos.


LA VOZ DEL EXPERTO


Víctimas, centro de atención


Francisco Macías Medina,
(Director ejecutivo del Cepad)


La Marcha por la seguridad, la paz y la justicia, independientemente de quién la convoque, destaca porque pone a los sobrevivientes y a las víctimas de lo que ocurre en Jalisco en el centro de la acción, y muestra un rechazo total a la violencia que detona al interior de la comunidad universitaria, que debe poner sus barbas a remojar.


Quien opina así es Francisco Macías Medina, director ejecutivo del Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (Cepad), que indica que, cuando una sociedad se moviliza, logra acortarse, unirse y exigir a las autoridades que hagan el trabajo pendiente. “La realidad está fuera de los archivos de las instituciones por el nivel de impunidad. La marcha tiene un importante significado social, porque permite visualizar y hacer presencia de la sociedad, que es realmente la afectada”.


En la primera acción organizada por la Universidad de Guadalajara, ante la creciente ola criminal en el Estado, Macías Medina subraya que: “La participación institucional es importante, pero es más importante que los estudiantes se concienticen acerca de la violencia y que esto no puede llegar a ser una normalidad. Es una institución que también es del Estado y que implica garantizar la seguridad de sus alumnos”.


Y resalta que la marcha es un buen principio, pero debe comenzar a girar en la agenda de emergencia de Jalisco; que no sólo quede en la exigencia, en una marcha, sino en un quehacer puntual caso por caso de las víctimas, y que la UdeG sea una universidad que acompañe a los sobrevivientes: que use su experiencia y se convierta en un baluarte de la demanda de escucha.


CIFRAS Otras manifestaciones recientes


Contra la impunidad


17 de diciembre de 2011
Más de cinco mil personas, entre estudiantes y funcionarios, marchan en silencio desde la Rectoría de la UdeG hasta el Palacio de Gobierno para exigir el cese de la violencia, tras el asesinato de cinco personas en un edificio de la FEG.


Clamor nacional por seguridad


8 de mayo de 2011
Alrededor de dos mil personas en Guadalajara se suman a la Marcha Nacional por la Paz que convocó el escritor y poeta Javier Sicilia.

Bloqueos generan unidad


2 de febrero de 2011
Los bloqueos del crimen organizado efectuados en la ciudad la noche del 1 de febrero generan un movimiento de repudio a la violencia. Mil personas marchan al día siguiente en respuesta a diferentes convocatorias, bajo la consigna “¡No tenemos miedo! ¡No más sangre en Guadalajara!”.

Fuente: El Informador

Visto 1564 veces