Web Analytics Made Easy - Statcounter
Sábado, 30 Julio 2022 14:02

¿Por qué no se debe pisar nunca una cucaracha?

Valora este artículo
(0 votos)

Este insecto puede soportar 900 veces su peso corporal por lo que es necesaria una fuerza importante

Cuando ves un insecto arrastrándose por tu casa, el primer instinto probablemente sea aplastarlo con el objeto más cercano. Periódicos, revistas, libros, cualquier cosa que esté cerca puede parecer lo suficientemente fuerte como para aplastarlo. Sin embargo, hay un insecto que puede sobrevivir aunque sea golpeado con mucha fuerza.

Este bicho puede soportar casi 900 veces su peso corporal y tampoco debe ser pisado. Se trata de las cucarachas. «Son insectos con una adaptabilidad extrema», explica el entomólogo y experto en control de plagas Ryan Smith. «Gracias a su fuerte exoesqueleto, pueden soportar una gran fuerza. Dicho exoesqueleto también es flexible, lo que les permite cambiar fácilmente su energía a las patas para correr.

Esta es también la razón por la que un simple golpe de periódico no los matará con éxito». Las cucarachas son muy duraderas: pueden soportar lesiones graves y sobrevivir sin comida durante meses.

El especialista en control de plagas Jordan Foster dice que las cucarachas pueden incluso «vivir sin cabeza durante más de una semana». Los expertos indican que pisarlas no es una buena idea porque al estrujarlas estas no suelen morir. Además, al hacerlo las bacterias pueden terminar esparciéndose en el ambiente, las mismas que pueden provocar asma y alergias si son inhaladas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las cucarachas son «carroñeros antihigiénicos en los asentamientos humanos». De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), estos insectos portan bacterias que, si se depositan en los alimentos, pueden causar salmonella, estafilococos y estreptococos.

Según la OMS, las cucarachas desempeñan un papel como portadoras de enfermedades intestinales, como disentería, diarrea, cólera y fiebre tifoidea.

Si decides intentar pisar una cucaracha para matarla, tendrás que usar mucha fuerza. «Para tener claro que la cucaracha está muerta, debes asegurarte de que su capa protectora alrededor del cuerpo está aplastada y el golpe alcanza su partes internas», dice Natalie Barrett, experta en control de plagas. Pero hay que tener en cuenta que suelen hacerse las muertas y pueden recuperarse de muchos golpes. También existe la idea de que aplastar una cucaracha es una mala idea porque podría esparcir los huevos del insecto.

«La trituración en sí misma no esparce los huevos», afirma Louis Sorkin, científico del departamento de entomología del Museo Americano de Historia Natural. Eso se debe a que es poco probable que los huevos fertilizados sobrevivan al aplastarlos con el pie, según Chad Gore, entomólogo de Ehrlich Pest Control.

Existe la preocupación de que al aplastarlas se atrae a otras para que se alimenten de los cadáveres, ya que las cucarachas comen cucarachas muertas. Sin embargo, esta forma de canibalismo se puede utilizar en beneficio del propietario si se utilizan pesticidas, dice Sorkin, ya que el veneno se transferirá de un insecto al siguiente.

«Lo peor», indica Missy Henriksen, vicepresidenta de asuntos públicos de la Asociación Nacional de Manejo de Plagas (NPMA), «es pisar una cucaracha y esperar que se resuelva el problema». Donde hay una cucaracha, es casi seguro que haya muchas más escondidas en las paredes y otros rincones y grietas. El ácido bórico es uno de los asesinos de cucarachas más efectivos. También hay muchos aerosoles insecticidas disponibles que matan instantáneamente a estos insectos.

No obstante, una vez que tienes una cucaracha en casa, lo mejor puede ser ponerse en contacto con un profesional de plagas. El peor método para ganar una guerra contra las cucarachas es usar aerosoles de liberación total que cualquiera puede comprar. «No se necesita mucho entrenamiento o conocimientos para activar y liberar todos los contenidos», explica Chad Gore, entomólogo de Ehrlich Pest Control.

«Eso es malo, porque el material no llega a donde están las cucarachas y conduce a una exposición innecesaria a los insecticidas».

Visto 83 veces